EL-CORRECTOR.COM.AR

Corrector literario

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en El-Corrector
 

Ejemplos

El "dequeísmo"
Las oraciones explicativas y enunciativas, o sea que sirven de complemento a verbos de entendimiento, se enlazan con su principal mediante la conjunción que solamente. Si preguntamos: ¿Qué dijo?, respondemos: Dijo que no le gusta. Ahí es donde, para no caer en el incorrecto "dequeísmo", no debe aparecer la preposición de (Dijo de que...), puesto que ella no forma parte de la pregunta. Pero las oraciones sustantivas, que hacen de complemento de un sustantivo o un adjetivo, la llevan. Ejemplo: El tema de que te hablé (o del cual te hablé), donde de que te hablé es complemento de tema. Asimismo, las conjunciones de que, ya que, como y como que enlazan las oraciones principales con las subordinadas. A la pregunta: ¿De qué te alegras?, respondemos: Me alegro de...que todo haya salido bien. Todo haya salido bien es la oración subordinada (con su correspondiente sujeto, predicado y complemento) y la enlazamos a la principal con la conjunción que, lo cual no tiene nada de pecaminoso. Pero si contestamos: Me alegro de...todo, este último es objeto directo, y allí es donde el que no debe aparecer, como no sea para caer en el "dequeísmo" nuevamente. Otros ejemplos: ¿De qué te has enterado? Me he enterado de...muchas cosas (objeto directo). Me he enterado de...que muchas cosas no son como me las contaron (oración subordinada). ¿De qué te enorgulleces? Me enorgullezco de...mi hijo (objeto directo). Me enorgullezco de...que mi hijo haya triunfado (oración subordinada). No nos preocupemos, pues, creyendo que la conjunción de que nos hace prevaricar permanentemente para caer en el censurado "dequeísmo". Todo consiste en saber establecer la diferencia que hay entre una oración sustantiva y una explicativa o enunciativa y entre un objeto directo y una oración subordinada, además de no olvidar que la preposición de forma parte de la oración principal y la conjunción que se le une para enlazarla con el pensamiento que sigue.